Buscar

Señales de Humo

Murmullos de un pirómano

El devorador de almas

En este enlace, un tema musical de prueba, compuesto y grabado en una noche con un viejo Casio: El devorador de almas.

Foto: El fantasma.

Anuncios

Ejecución

Alto, ancho y espesor: fútbol, literatura y política

Por Bernhard Villuanueva
periodisto y fantasma de la B.

“Hay que ser ancho para ser profundo”, repetía una y otra vez Ángel Cappa, repitiendo lo que solía repetir César Luis Menotti.

Muchos han encontrado en esta apreciación, en esta fórmula, una explicación sucinta de la propensión a escribir novelas de mil páginas o ensayos interminables: a mayor grosor[1] del libro, traducen, más hondo y trascendente su contenido; suponen que, por ejemplo, hay más sabiduría en el Ulysses de Joyce o El Ser y la Nada (o El Ser y la nada; o El ser y la nada; o El ser y la Nada) de Sartre que en un haiku o un koan zen, o que en los Cuentos breves y extraordinarios con los que se (nos) divertían Borges y Bioy Casares. Seguir leyendo “Alto, ancho y espesor: fútbol, literatura y política”

Scarecrow
Espantapájaros

Fantasmas de la madrugada

Ocurre cuando te levantás temprano. Cuando el despertador te arranca del sueño y te encontrás en una habitación solitaria, silenciosa, iluminada por la mínima lamparita de un velador. Afuera es todavía de noche o, a lo sumo, se ve un resplandor grisáceo que anuncia la inminente llegada del amanecer.

Seguir leyendo “Fantasmas de la madrugada”

Gemelos

No sabía decir cómo

No sabía decir cómo, pero la poesía no era lo suyo porque no sabía decir cómo. Si solo se hubiese dado cuenta de que para ser un poeta bastaba con la idea, la palabra y la forma, habría llenado hojas y hojas de poesía. Si hubiera sabido a tiempo que a veces basta un salto de línea para dar otra perspectiva a todo, habría sido un poeta. Pero no sabía decir cómo.

Seguir leyendo “Gemelos”

Lo que es la vida

Imagine que usted es un organismo unicelular que vaga a la deriva por un océano primitivo.

No, no, no. No empiece a recrear en su mente una suerte de placentera excursión en velero; ni siquiera deje que se le atraviese su propia imagen haciendo la plancha en una pelopincho. Recuerde que es una especie de ameba, sin cerebro ni sistema nervioso, sin placer ni dolor; usted es una pequeña maquinita de fagocitar moléculas y replicar ADN, poco más. Seguir leyendo “Lo que es la vida”

Pajarito

El pajarito se posó en mi ventana, como en una poesía berreta. Pese a que yo estaba parado a menos de medio metro, el bicho no se asustó. De hecho, bastante caradura, dio un par de saltitos torpes, arrimándose más, mientras yo lo miraba fijo y él me lanzaba vistazos con un ojo y con el otro, ladeando la cabeza, carente de esa visión frontal característica en los predadores. Seguir leyendo “Pajarito”

Todo organizado

Bueno, basta de remolonear. Suficiente para un sábado. A levantarse, que hay mil cosas que hacer. Así que vamo’ a organizarnos, vamo’.

A ver, lo primero es el desayuno. Si no metemos algo al buche, después no llegamos al mediodía. Pero bueno, antes de sentarnos a tomar algo, mejor ponemos a lavar la ropa y así, cuando terminamos de manyar, ya está lista para tender.

Mmh… Me queda poco jabón. Anotamos en la lista: “Jabón ropa”. Después tengo que ir al supermercado. Anotamos también: “fruta”, “zanahoria”, “huevos”… ¿Qué más? ¿De qué me acordé el otro día y dije…? Cágoen… Bueno, ya me voy a acordar. Espero.

La ropa. Meter al lavarropas. Cargar jabón, suavizante. Programar. Botón. Seguir leyendo “Todo organizado”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑