Buscar

Señales de Humo

Murmullos de un pirómano

Categoría

Dibujo

¿Querés un mate, pibe?

El tipo tenía pinta de ex boxeador, con la nariz grande aplastada contra la cara. Peso pesado, todavía musculoso bajo una camiseta blanca sin marcas ni inscripciones. Se notaba que supo tener más pelo, pelirrojo, colorado, pero que ahora lo abandonaba: un peinado raya al costado, corto, resistía el poderoso avance de la frente. Los ojos verdes vivían en sombras bajo los prominentes arcos superciliares, bordeados de ojeras moradas, como si nunca se hubiese repuesto por completo de los últimos puñetazos. Seguir leyendo “¿Querés un mate, pibe?”

La criatura del Laberinto

«Se mencionaba en los antiguos escritos que una extraña y misteriosa criatura también habría habitado en el interior del laberinto, un ser salvaje y peligroso, a la vez que oscuro y huidizo, que acechaba a los condenados como un fantasma asesino; algunos especulaban que la criatura era en realidad un paseante que había quedado atrapado y olvidado cuando el incendio de la biblioteca, y que había aprendido a sobrevivir con los escasos recursos de aquel pequeño ecosistema, adquiriendo hábitos de animal solitario y asilvestrado; otros creían que era un monstruo llegado de latitudes lejanas, y que se había colado por casualidad en el laberinto sin ser capaz nunca de abandonarlo; y un tercer grupo de audaces afirmaban que se trataba del propio Zagamaz el Cruel, quien disfrazado de bestia ingresaba al laberinto para acosar y atormentar a sus enemigos.»

Carnaval robot

La invitación, que llegó a sus manos por casualidad, ponía “Carnaval robot”. Y añadía: “Vení con tu mejor disfraz y las baterías cargadas para la fiesta de los autómatas”. Completaban el texto una fecha, la hora y la dirección.

Así que, se dijo, tenía que ir. No podía seguir aislándose en su mundo solitario. Tenía que buscar la compañía de sus semejantes, como tantas veces le habían recomendado. Ponerse al día con el universo; hacer un update. Seguir leyendo “Carnaval robot”

Tierra de cuervos

Versión a Pilot y Photoshop, en un cuarto de página DIN-A5:

Tierra de cuervos

Versión a lápiz y Photoshop, en una hoja DIN-A3:

“r”

El escritor se sentó ante la máquina de escribir, cargó el papel, posó sus dedos sobre las teclas y se sintió dispuesto a narrar. De inmediato lo invadió el miedo, pero no el famoso temor a la hoja en blanco: a él siempre le surgía algo. Es más, tenía cierta probada habilidad para empezar a escribir cualquier cosa de cualquier manera, con un débil plan en la cabeza, y cambiar sobre la marcha hacia otra idea que le gustara más, sin que ello perjudicara en lo más mínimo su relato. Su oficio era escribir, y él escribía: obras excelentes, cuentos sutiles, historias novedosas, tramas complicadas; a veces simplemente tecleaba una caterva de palabras que a él le parecían desagradables, pero que publicaba como las demás. No sentía ningún tipo de límite ético respecto de su obra, no era de esos que jamás podrían permitir la publicación de una pieza a la que ellos mismos calificasen como “horrible”; al contrario, en el fondo pensaba que siempre habría alguien a quien le iba a agradar lo que narraba. Y fin de la historia. Seguir leyendo ““r””

Ejecución

Scarecrow
Espantapájaros

K-R-D-J (Fragmentos)

Sobre el aspecto de K-R-D-J hay diversas versiones, más allá de que, como cualquier ser viviente, su fisonomía fue alterándose con el correr de los años. Se cree recordar que el Kurdij que llegó a Grenvlei era flaco y no muy alto, de nariz aguileña y ojos felinos a la manera de los hombres verdes; tenía el cabello largo, sucio y enmarañado, así como barba y bigotes descuidados y cejas pobladas; a pesar de ser joven, lucía avejentado –lo que, por otra parte, era muy común entre los magos: aparentaban más edad de la que tenían y, con ello, pretendían transmitir una imagen de sabiduría y experiencia–; por último, algunos señalan que ya era medio ciego entonces, con un ojo cristalino o la cicatriz de un corte profundo cruzándole media cara, aunque otros lo recordaban sin mácula.

Seguir leyendo “K-R-D-J (Fragmentos)”

La Fortaleza (3 ilustraciones)

La Fotaleza
Tercera versión (2017).

“Enorme, amenazante, inalcanzable e inexpugnable, se erguía ahí, absurda en medio de la nada, escondida entre montañas a las que nadie se adentraba, guardando un paso que solo las aves sobrevolaban; parecía un monstruo desesperado, el último refugio de alguien que, pese a todo, sucumbió a sus enemigos, al encierro o al paso del tiempo.”

Seguir leyendo “La Fortaleza (3 ilustraciones)”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑